Medios hiperlocales para la glocalización

Los recortes de presupuestos en las empresas periodísticas han despegado al profesional de la calle, de las pequeñas cosas y lo han recluido en la redacción.

Los dos intentos de acercar la información local son la radio (que la recluye en sus espacios de menor audiencia) y la televisión local, que fracasa por la poca dotación económica y obliga a obtener sólo información de las fuentes institucionales o al recurrente test de gente a pie de calle.

La carestía de información acerca del pueblo, del barrio, es el principal motivo de los llamados Medios Ciudadanos Hiperlocales (HLCM, de sus siglas en inglés), medios informativos cuya información proviene básicamente de las colaboraciones de vecinos y ciudadanos interesados en lo que acontece a comunidades locales.

“La democracia debe comenzar en casa, y su casa es el vecindario” DEWEY, J.

John Dewey fue un filósofo pragmatista norteamericano al que se debe gran parte de lo que un día fue el periodismo cívico (movimiento que preconiza la utilidad de la información para intervenir en los asuntos de la comunidad. Cuestiona la neutralidad del periodismo y defiende el poder movilizador y de acción de la información) y de lo que hoy conocemos como Periodismo 3.0 (tercera versión del periodismo digital: la socialización de la información).

Los medios sociales comienzan a producir un efecto de sustitución y de desplazamiento del discurso público en la prensa tradicional. La caída de la venta de los diarios (locales y nacionales) es ya relevante en la mayoría de los mercados desarrollados.

La información y el debate de los asuntos públicos y ciudadanos comienza a estar más en internet que en los medios tradicionales. Se quiebra la idea del Cuarto Poder y la palabra clave vuelve a los ciudadanos sin mediación después de que la comunicación de masas la hubiera reservado para periodistas y medios.

¿Será el declive de los diarios dañino para la democracia? No, en absoluto, dirán lo contrario aquellos que ostentaban el monopolio de la opinión pública. La gente ya no tiene que confiar en un puñado de diarios nacionales… Enfrentamos la pluralidad de visiones de la blogosfera a la concentración mediática tradicional.

La aparición de los medios hiperlocales y sociales innova y actualiza el periodismo profesional más allá de la información y los contenidos. Se debe crear una robusta infraestructura de participación, apoyada en nuevas formas de negocio sustentadas por capital riesgo, fundaciones cívicas e incluso periodistas retirados de la actividad profesional que buscan nuevos medios con un modelo de negocio más centrado en la información y menos en la rentabilidad.

Una respuesta a “Medios hiperlocales para la glocalización

  1. medios hiperlocales… cuando flaquea la economía, el sector servicios es uno de los primeros en sufrirlo. por su parte, la prensa local, como la última frontera de uno de esos servicios, tiene que afrontar algunas de las peores consecuencias del sector.
    los nuevos multimillonarios españoles han sido los constructores (durante el 2006 en España se construyeron más viviendas que en Inglaterra, Francia y Alemania juntas). con todo ese dinero, eran los únicos capaces de poner en marcha empresas (informativas) que, en la mayoría de los casos, resultan deficitarias.
    en tiempos de vacas gordas, muchos periódicos locales que eran semanales, pasaron a tener una edición diaria. luego, algunos de sus dueños decidieron montar también radios y televisiones locales. un imperio a lo Polanco.
    aunque todos estos medios no eran del todo rentables, servían para ejercer la influencia suficiente en los Ayuntamientos y en el ego de sus alcaldes. así, podían meterse en la cama con los últimos responsables de concederles las licencias y proyectos urbanísticos necesarios.
    Pero al final, cuando ya sólo quedaban en pie las vacas más flacas, algunos medios locales tuvieron que volver a su situación de partida: ni radios, ni televisiones, ni diarios, como mucho, una cabecera semanal para seguir en la onda (hay que rescatar esta frase del pasado). Una de las causas, además de la explosión de la burbuja inmobiliaria, fue el bajón de la publicidad. tanto los particulares (el pequeño comercio sobre todo) como los Ayuntamientos, dejaron de contratar publicidad, la única fuente de financiación externa de estas empresas.
    Otra cuestión importante es la supeditación de la calidad de la información (veracidad, objetividad, pluralismo) a los intereses de estos empresarios. en la mayoría de los casos, los dueños y responsables de los medios de comunicación locales no eran profesionales de la información como mucho, eran cerdos avariciosos con ansias de acumular dinero a costa de “la institución más cercana al ciudadano”, sin importarles, nada en absoluto, los principios de la ética informativa.

    poco más jeje un saludoooooooooooo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s