SaludMadrid o las verdades a medias de Aguirre

Sólo dando una vuelta por algún barrio madrileño podríamos encontrar decenas de carteles de todos los sindicatos, y la plataforma Anti-privatización de la Sanidad Pública Madrileña reclamando una sanidad pública al cien por ciento. Pero, ¿qué hay de verdad en todo esto? ¿Es cierto que se están privatizando los hospitales madrileños? ¿Es más eficiente la gestión mixta?

Los hechos: en Madrid predominan los conciertos sanitarios

La Comunidad de Madrid está dividida en once áreas sanitarias y en total hay ochenta dispositivos asistenciales, catalogados, según criterios de propiedad patrimonial (es decir, a quién pertenece) y de gestión. Según esta clasificación, existen cuatro tipos de hospitales: los netamente públicos, los mixtos, los netamente no públicos (que no privados, puesto que pueden pertenecer a organizaciones benéficas tales como Cruz Roja o la Iglesia (!), aunque sí los incluye) y los netamente no públicos con concierto sanitario.

Catalogación de hospitales de la CAM. FUENTE: Consejería de Sanidad y Consumo de la CAM

Catalogación de hospitales de la CAM. FUENTE: Consejería de Sanidad y Consumo de la CAM

El 39% de los hospitales de la región pueden ser definidos por la última de estas categorías. ¿Qué significa esto? Que en SaludMadrid, predominan los centros en los tanto la dependencia funcional como la patrimonial recae sobre una organización no pública pero gozan de concierto sanitario, o lo que es lo mismo, una entidad privada pasa factura al gobierno de la comunidad autónoma por los servicios sanitarios que se han prestado. Otro dato a tener en cuenta es que más del 60% de esas organizaciones no públicas son empresas privadas con ánimo de lucro, ¡duplicando la media nacional!

La introducción del sistema de conciertos puede perjudicar al erario, al inflar de forma artificial el gasto sanitario: si el pago del sector público al privado depende de los cuidados recibidos, y éstos a su vez son determinados por los profesionales privados, se aprecia claramente un incentivo de la organización de la que dependen para incrementar los gastos.

La eficiencia de SaludMadrid

Las autoridades sanitarias madrileñas arguyen a favor de su sistema de conciertos que es más eficiente que uno administrado directamente por el sector público. ¿Es esta afirmación cierta?

Análisis de la eficiencia en los diecisiete sistemas regionales. FUENTES: MSC y Consejerías de Sanidad y Consumo de las distintas CCAA

Análisis de la eficiencia en los diecisiete sistemas regionales. FUENTES: MSC y Consejerías de Sanidad y Consumo de las distintas CCAA

Si enfrentamos en un gráfico el gasto sanitario y el número de pacientes en lista de espera podríamos tener una pequeña aproximación para determinar la eficiencia o ineficiencia de cualquier sistema regional de salud. Como vemos, SaludMadrid percibe aproximadamente 6000 millones en concepto de Sanidad pero tiene a casi 5000 pacientes esperando una operación quirúrgica, cuando con ese gasto no debería tener a más de 4000.

Por tanto parece razonable tachar a SaludMadrid de ineficiente, por mucho que Aguirre, Güemes o Lamela alaben lo bien que funciona sus sistema mecido por la mano invisible. Cuando estos mandatarios hablan sobre las bondades del área única de salud o de la libre elección de médico, obvian decir a los ciudadanos lo que este plan puede llevar consigo: la limitación de los servicios sanitarios (puesto que en muchos casos, las empresas privadas no asumirán los altos costes de inversión que requiere el ámbito sanitario) o la cofinanciación paciente-sector público que requeriría para que a los gestores les siga siendo rentable la sanidad.

¿Debe ser la sanidad un tema del sector público?

La mayoría de las teorías social-liberales justifican la actuación del sector público para corregir fallos de mercado. ¿Es el mercado sanitario competitivo? No, ya que existen problemas de información en él, por un lado los ciudadanos requieren una información que por lo individualizada resulta carísima de mejorar, además los costes de selección adversa pueden costar la vida al ciudadano que no quiera (o no pueda) pagarse determinado tratamiento.

Aun así, existe la posibilidad, de mejorar la eficiencia dentro de un sistema sanitario público. Reino Unido o los países nórdicos nos llevan la delantera en esto que se viene llamando Estado de Bienestar, en ellos se han introducido mercados dentro de los propios centros (no entre centros –que es lo que se pretende con el área única) y se ha dotado de más responsabilidad sobre los recursos a los profesionales públicos, gracias a ello se ha recortado el gasto superfluo y se ha mejorado notablemente la eficiencia del sistema sanitario. Sin embargo, en el caso español, aún se tiene que definir la escabrosa financiación autonómica: sentándose a la mesa los responsables de las Comunidades, de todas, junto con el Ministro de Política Territorial, en una negociación de igual a igual donde se fijen criterios universales y de donde salga una ley de financiación con la vista puesta en el largo plazo, nada más lejos de la actual.

Una respuesta a “SaludMadrid o las verdades a medias de Aguirre

  1. Emi, nunca había leido tu blog, pero he de decirte que me ha sorprendido muy gratamente, sobre todo este post es impresionante, te has documentado fenomenal y está perfectameente redactado y es una lectura que se entiende….
    Muy bien compañero!!!jejejejeje
    Arriba los periodistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s