Archivo de la etiqueta: arte

Paco y Manolo

Esta entrada cierra el tríptico de sexo, erotismo y arte (Nada hay de malo… y Terry Richardson). Paco y Manolo son dos fotógrafos barceloneses, editores de la revista porno-artística (!) Kink (desnudos masculinos) y Marikink (desnudos femeninos).

Con un tono menos controvertido que Terry Richardson, sus modelos abarcan desde macarras poligoneros a osos aficionados al leather.

Anuncios

Terry Richardson

Terry Richardson (1965) es un fotógrafo estadounidense que descubrí paseando por la Fnac en un libro de Taschen. Con él continuamos el tríptico que inaugurábamos ayer sobre sexo, erotismo y pornografía.

Las instantáneas, inusualmente porno-eróticas, muestran no a modelos con kilos de rimmel y megas de Photoshop, sino a hombres y mujeres de la calle. Fente al ocaso del porno americano, dulce y con mujeres recauchutadas ad infinitum, se erige el amateurismo de, por ejemplo, Terry Richardson.

Sigue leyendo

Nada hay de malo en ver como un pene erecto se inserta en un lubricado orificio vagínico

Con esta entrada abrimos un tríptico sobre el sexo, el erotismo, la pornografía y el arte. Aquí reproduciremos un artículo de  la edición de otoño de la revista en papel d[x]i. Publicación valenciana con una maqueta encantadora y poco ortodoxa a la que me suscribí gratuitamente por internet tiempo ha.

Según ellos mismos se definen como un “soporte 100% experimental, que trasciende los límites de lo editorial, generando un espacio libre e independiente en el que confluye una gran variedad de visiones en torno a la creación y la cultura contemporáneas”.

Sigue leyendo

iPhoneografía

La iPhoneografía (en inglés, iPhoneography) está a medio camino entre lo artístico y lo geek. Básicamente, consiste en tomar fotografías a través del teléfono de Apple… tienen cierto aire a las tomadas con cámaras lomográficas, que merecen post aparte.

Fuente: Flickr de iPhoneography

Los cínicos no sirven para este oficio

La literatura sigue viva todavía porque todos somos creadores. Cada vez más, nos encontramos ante el hecho de que cada obra de arte, cada obra literaria es una creación colectiva. En tiempos de Herodoto o de Tucídides, era posible que aparecieran individualidades únicas como las suyas porque trabajaban en un campo vacío. Pero todos nosotros tenemos una mente y una imaginación cada vez más creativas, porque leemos mucho antes de escribir, vemos mucho antes de pintar.

En nuestra mente existe una inmensa interacción entre lo que a veces es percibido de forma inconsciente -e influye sin embargo en nuestra fantasía-, nuestro modo de observar el mundo y nuestra creatividad, hasta el punto en que cada vez se hace más difícil trazar una línea que delimite lo que nos pertenece y lo que pertenece a la imaginación, a los descubrimientos y a las creaciones de los demás. Estamos llegando a una situación en que el acto de creación es una conquista colectiva, que llevará el nombre de alguien, pero en el que encontramos cada vez con mayor frecuencia la participación de los demás. En este sentido creo que debemos ser muy modestos, porque es bastante difícil determinar qué hemos realizado con nuestras fuerzas y cuál ha sido la contribución de los demás. El arte y la literatura contemporáneos requieren por tanto la participación activa de los otros.

Fuente: KAPUCINSKI, Ryszard. Los cínicos no sirven para este oficio. Sobre el buen periodismo