Archivo de la etiqueta: crecimiento económico

Lo que debe bajar el precio de la vivienda o no te compres una casa (hoy)

Año 2004, el milagro español continuaba con su expansión económica, que no reducción de desigualdad. El PIB crecía más de un 7% respecto del año anterior, el paro disminuía EPA tras EPA, y se iniciaba la construcción de más de 160.000 nuevas viviendas. Por cada 100 viviendas comenzadas en 2004, 160 lo hacían en 2006. Un incremento del 60% en apenas dos años.

Situación de la vivienda en España (2004-2010)Emborrachados de crédito barato tanto el número como el importe de las hipotecas crecía (y lo segundo, mucho). Al calor de un Euribor por los suelos las casas se vendían sobre plano. Según muestran los datos del INE [1 y 2], las viviendas iniciadas (oferta), el número de hipotecas concedidas y el número de transacciones inmobiliarias (demanda), cuadraban y crecían –y por tanto, el precio del metro cuadrado también aumentaba-.

En 2007 estalla la burbuja inmobiliaria española. En teoría, el desplome de la línea azul junto con los de las líneas malva y naranja, esto es, la drástica reducción de oferta y demanda de vivienda, debería conducirnos a una bajada similar del precio (en rojo). Pero no. En 2010, cuando se vende la mitad de casas que en 2004 y se construyen muchísimas menos, el precio por metro cuadrado hoy es un ¡25% superior al de hace seis años!

Existen dos opciones para la liquidación del stock de vivienda, y ambas pasan por los precios. La primera es una caída dramática de estos. La segunda, consiste en el estancamiento o ligeras caídas continuadas durante años, mu-u-chos años, hasta que a estos precios desaparezca el exceso de oferta del boom.

Ambas alternativas plantean graves problema para el empleo en la obra y los beneficios de promotores, constructores y banca. El desplome de los precios dolerá en el corto mientras que el estancamiento hará pupa en el largo plazo.

Así que si estás pensando en comprar vivienda, no lo hagas hoy. Excepto, claro, si eres el único acertante de un pleno al quince o te apellidas Botín.

Anuncios

A mayor crecimiento, menor pobreza… ¿no?

Hace poco oíamos al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, pedir una ley al Gobierno central que permitiese a los ayuntamientos sacar a los pobres de las calles de sus municipios. Debemos superar el maniqueísmo hegemónico en este (y otros muchos) asuntos. No podemos sacar a los pobres de las calles, principalmente, porque atentaría contra la libertad individual, los pobres deben salir de las calles. Y esto, es una cuestión de incentivos. Por tanto, no se trata de un asunto de beneficencia o caridad, es un asunto económico.

Es comúnmente aceptada entre los economistas que el crecimiento económico es bueno para los pobres. Es decir, que los hogares con menores recursos participan también de ese crecimiento. En 2001, David Dollar y Aart Kraay publicaron un paper titulado Growth is good for the poor.  En él se mostraba la correlación positiva entre ingresos medios (PIB per cápita) e ingresos del 20% más pobre en varios países:

Renta per cápita media del país vs renta per cápita del 20% más pobre

Crecimiento para los pobres. Fuente: Dollar & Kraay (2002)

Al calor de la idea de a mayor crecimiento, menor pobreza, el Banco Mundial aconsejó políticas liberales a los países del Tercer Mundo (también a los del Primero, sobre todo en cuanto a reducción de las políticas arancelarias para productos agrícolas). A la vista está el éxito relativo de estas medidas, por ejemplo, los BRIC. Sin embargo, existen notables excepciones a la regla.

Volvamos a España, ¿es nuestro país una de esas excepciones? Como no es mi intención el realizar un estudio profundo de la pobreza (que es un fenómeno multidimensional), utilizaremos tres variables sencillas para estudiarla:

El primero nos servirá para comprobar si hemos crecido, el segundo y el tercero nos ayudarán a validar o rechazar la hipótesis de a mayor crecimiento, menor pobreza. Pues adelante, veamos las gráficas:

Sigue leyendo

¿Predice el mercado bursátil el crecimiento económico?

Vía: VisualizingEconomics

Una manía de los medios de comunicación para medir el impacto económico de cualquier fenómeno, habitualmente una catástrofe, es ir corriendo a los parqués bursátiles para ver cómo se ha comportado el índice de turno. Una práctica que siempre me ha parecido un poco aventurada. ¿Los resultados de la bolsa miden realmente el crecimiento económico?

Como los datos no mienten, comparemos el crecimiento del PIB per cápita con el del índice S&P 1500, desde 1871 hasta 2009. Ambos datos son términos reales, es decir, se elimina el efecto precios mediante el deflactor del PIB y el IPC estadounidense, respectivamente. El resultado es el siguiente:

PIB per cápita vs S&P 1500

Y… ¡oh! Sorpresa. Según estos datos podemos afirmar que, efectivamente, la tendencia del comportamiento de la bolsa en el largo plazo es similar al del crecimiento económico (las rectas de regresión de ambas series son prácticamente paralelas). Y más aún, ¿qué ocurre si comparamos las tasas de crecimiento medio anual? Respuesta: desde 1871 hasta hoy, el crecimiento medio del PIB es de un 2,09%. El del mercado de valores, de 1,9%.