Archivo de la etiqueta: Pedro J. Ramírez

Antenicidio (III): 1994-2004 El Tribunal Supremo obliga a la reversión de la concentración

El TDC dictaminó, según cita la sentencia del TS de 9 de junio de 2000 (anexo), que los acuerdos entre PRISA y el Grupo Godó “vienen a otorgar al primero un derecho de veto sobre las decisiones que se adopten en relación con Unión Radio, o lo que es lo mismo, el control total de dicha entidad”. En el citado dictamen se exponen una serie de hechos que refuerzan la idea de que es el grupo de Polanco quien, a través de Unión Radio controla de una manera directa las estrategias empresariales tanto de Antena 3 Radio como de Cadena SER.

El TDC “propuso al Gobierno que no autorizara la operación de concentración […] porque otorgaba a las empresas notificantes un poder de dominio tal que puede obstaculizar gravemente el mantenimiento de la competencia efectiva en el mercado de la radio; salvo que las citadas empresas accedieran al cumplimiento de determinadas condiciones”, las cuales fueron recogidas en el acuerdo de Consejo de Ministros:

Sigue leyendo

Antenicidio (II): 1992-1993 PRISA entra en Antena 3 Radio

El año 1992 fue crucial para el futuro de Antena 3 Radio. En enero, fundó Antena 3 Televisión que gestionaba la licencia concedida por la administración, tras la liberalización del espacio radioeléctrico con la Ley 10/1988 de Televisión Privada.

En la ilustración de abajo se observa [clic para versión completa], si bien de una forma esquemática, el proceso de compra por PRISA de Antena 3 Radio. Merece la pena detenerse en los días que comprenden entre el 14 y el 22 de julio de 1992. Ese es el período donde se lleva a cabo una operación determinante para el antenicido, a saber, la venta del paquete de acciones de  Javier Godó a dos empresas de su grupo (Inversiones Godó y Paltrieva).Tras ello, el resto de accionistas lo expulsa de la presidencia de Antena3 Radio.

Ocho días después, PRISA compra el 49% de Inversiones Godó y el 51% de Paltrieva. Con esta operación la empresa presidida por aquel entonces por Jesús de Polanco, pasaba a controlar cerca del 50% de Antena 3 Radio a través de las ex empresas de Javier Godó, el cual vuelve al cargo de presidente. Con la entrada de PRISA, ocho periodistas estrella de la parrilla abandonarían Antena 3 Radio.

En diciembre de 1992 y cumpliendo con la Ley 10/1988 Antena 3 Radio vende su participación (un 12,49%) en Antena 3 Televisión al Grupo Zeta, apoyado financieramente por Banesto y el magnate de los medios australiano Rupert Murdoch (dueño de The New York Post, The Wall Street Journal o el grupo Fox Entertaiment).

En 1993 Antena3 Radio lanza una OPA sobre sus acciones en bolsa, quedando repartidos los títulos entre Inversiones Godó y Paltrieva. PRISA comienza con la reestructuración de sus empresas radiofónicas. Para ello, crea junto con el Grupo Godó, Unión Radio (ahora PRISA Radio). Sin embargo, no sería hasta febrero de 1994 cuando se hiciera pública la constitución de ésta. Tras ello, los ocho periodistas que abandonaron Antena 3 Radio denuncian ante el Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC) a Unión Radio por prácticas monopolísticas y competencia desleal.

La bendición política del antenicidio llegó con el acuerdo del Consejo de Ministros de 20 de mayo de 1994, presidido por Felipe González. Este documento aprobaba la cesión de los postes de emisión de Antena3 Radio a la Cadena SER. En junio de ese mismo año, Antena3 Radio se convierte en SinfoRadio Antena3, dedicada a la música clásica, dejando de emitir contenidos generalistas.

Clic para ir directamente a cada una de las entradas:

Antenicidio (I):1992-2007 ¿Qué fue de Antena 3 Radio?

Hoy comienzo con una serie de entradas con un denominador común: el antenicidio. Es decir, el proceso de compra por parte del grupo PRISA de Antena 3 Radio y su posterior sustitución por las emisiones de Cadena SER. El proceso se extendió desde 1992 hasta 2007, con la sentencia del Tribunal Supremo (TS) en la que desestima todas las acusaciones de monopolio y competencia desleal de las que varios periodistas (entre ellos Pedro J. Ramírez, Melchor Miralles o Federico Jiménez Losantos) acusaron a PRISA. En él se considera que “el objeto del procedimiento ha decaído como consecuencia de una modificación legislativa sobrevenida” tras la aprobación de la Ley 10/2005 de impulso de la TDT y fomento del pluralismo.

Se pretende desvelar cuáles fueron los antecedentes del hecho, estudiar los posibles motivos por los cuales la segunda cadena de radio más escuchada –Cadena SER- fagocita a la primera –Antena3 Radio-, desenmarañar el proceso judicial en el que se enzarzaron y finalmente, analizar si el antenicidio lesionó la libertad de expresión (recogida en el artículo 20 de la Constitución) al menguar el pluralismo informativo o si bien, se amparó en la libertad de empresa (artículo 38 del mismo texto) para llevar a término el proceso de adquisición.

Sin duda, los choques entre libertad de empresa y pluralismo mediático son un tema arduo complejo: la primera es requisito de la segunda, ¡claro! Aunque a veces sea dramático para el panorama informativo español.  Amparados en la misma ley con la que se justificó el antenicido y a modo de justicia poética, el 28 de diciembre del pasado año el único canal de televisión en abierto que poseía PRISA, CNN+, cesaba sus emisiones. Esto sucedía tras la venta de Cuatro a Telecinco y la entrada en el accionariado del primer grupo de comunicación en castellano del holding de inversión Liberty.

¿Por qué no funcionó la joint venture con la estadounidense? ¿No hay mercado para canales informativos en España? ¿No es rentable la información?

Clic para ir directamente a cada una de las entradas: